¿Qué queremos?

1.-Queremos poder convocar nuevas elecciones mediante un referéndum cuando el pueblo considere que sus gobernantes han perdido la confianza que se depositó en ellos, no teniendo que esperar a que se agoten los 4 años de legislatura.

2.-Queremos que el referéndum sea vinculante, y pueda pueda ser solicitado por 500.000 personas, pudiendo tratar, además de cuestiones políticas de especial trascendencia, sobre leyes votadas en las Cortes Generales y aún no sancionadas, y la derogación de leyes en vigor.

3.-Queremos poder promover una iniciativa legislativa popular (ILP) sin otra restricción que la no vulneración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

4.-Queremos que la propuesta de ley que desarrolle una iniciativa legislativa popular pueda someterse a referéndum aunque haya sido rechazada en las Cortes. Así mismo, queremos tener ciertas garantías que permitan poder preservar en la propuesta de ley el espíritu original de la iniciativa.

5.-Y, por último, queremos que cualquier ley, o decisión política, aprobada, o tomada, en referéndum, sólo pueda ser alterada o anulada con un referéndum.

Texto completo

Anuncios